ÁLVARO ROMERO. Socio Consultor de I+D+i.

Con 40 años, Álvaro Romero es uno de los dos socios consultores en I+D+i con que cuenta PAUDIRE. Su visión estratégica, su conocimiento profundo del mundo de la empresa y su experiencia en compañías de base tecnológica le convierten en uno de los valores fundamentales del equipo de PAUDIRE.

Alvaro Romero de Paudire Innova¿Qué solución aporta PAUDIRE al mundo de la empresa y de la investigación?

Con nuestro equipo, somos capaces de llevar hasta una empresa a un investigador o Grupo de Investigación que mejore la compañía, los procesos de trabajo, una problemática concreta. Ese es uno de los valores más importantes de PAUDIRE: introducimos innovación a través de la investigación y la ciencia para mejorar y aumentar los beneficios de la empresa.

¿Cuál es tu formación?

Soy licenciado en Ciencias del Trabajo y tengo un MBA de la Escuela de Organización Industrial (EOI), entre otras formaciones realizadas en estos años. El título de la EOI, de hecho, fue clave para mi desarrollo profesional. Dentro del programa del Máster pudimos hacer una estancia en Florida, donde conocimos el mundo de las startups, de la transferencia tecnológica y del funcionamiento de la I+D+i en empresas y Universidades en una súper potencia como Estados Unidos.

¿Qué camino profesional has recorrido hasta llegar a Paudire?

En 2006, tras finalizar mis estudios en la Universidad de Murcia, me escogieron para poner en marcha una empresa de base tecnológica en la UMU, Neotecno. Era una PYME  muy innovadora, y me permitió conocer de primera mano cómo funciona el ecosistema I+D+i y cómo éste se transfiere a la empresa, cómo conectar Universidad, ciencia y Empresa. Entre otros hitos, en Neotecno conseguimos patentar un monitor de televisión en 3D sin gafas, o un simulador virtual de riesgos laborales. Ya en 2013, tras mi etapa en Neotecno, seguí por mi cuenta como freelance, colaborando en diferentes proyectos de base tecnológica e innovación, hasta aterrizar en Paudire en 2016 como Socio Consultor en I+D+i.

“Conocemos en profundidad los mecanismos de financiación, y cuál es el mejor recurso para cada proyecto de transferencia de conocimiento”


En tu opinión, ¿qué es lo más importante en la transferencia de conocimiento?

Hay que saber hacer el matching perfecto, conectar ciencia con empresa a través de la mejor financiación, y en PAUDIRE conocemos muy bien la fórmula. Por un lado, debes saber en qué empresa estás, qué necesidad tiene, qué problema quieren resolver y cómo les puedes ayudar. En segundo lugar, tienes que conocer al investigador, qué le mueve, qué puede aportar a la empresa y qué resuelve con su proyecto. Y, por último, conocer a fondo los procesos y mecanismos de cada organismo financiador. Nos gusta decir que sabemos, siempre, cómo conectar a cada investigador con su empresa afín. Y es que la empresa habla un lenguaje y se mueve a un ritmo diferente al del investigador, y viceversa. Y ahí, PAUDIRE juega un papel fundamental como conector de ambos mundos.

¿Cuáles son tus gustos musicales, qué es lo que te mueve más allá del trabajo?

Me gusta mucho el flamenco actual, las nuevas tendencias como Lin Cortés, María José Llergo, Rosario la Tremendita o Rancapino Chico, entre otras. Aunque también me va mucho el techno y la electrónica. Digamos que en esto, como en PAUDIRE, soy bastante disruptivo. Además, me mola el riesgo del barranquismo o el rappel, liberar adrenalina. Y si tuviera que elegir otro sitio para vivir que no fuera Murcia, te diría que Barcelona, por su rollo internacional, sería mi otro sitio perfecto.

Paudire. Todos los derechos reservados.